Kiwis 100% Asturianos

Producción

Mi carro

CARRO VACÍO

Está viendo:

Producción

 

El cultivo del kiwi se basa en un mantenimiento de las plantaciones y el fruto durante todo el año, un sistema de gestión de cultivo respetuoso con el medio ambiente, y en un sistema de cultivo sencillo basado en el uso de agua, abono y  el uso de abejas y abejorros para la polinización de los árboles.

El cultivo del kiwi sigue un calendario de producción en función de las necesidades de la planta, respetando las fases naturales de crecimiento y floración, interviniendo lo menos posible, respetando el curso natural para no modificar el ritmo natural de la fruta.

Este es un paseo por las diferentes fases del cultivo dekiwi asturiano a través de las cuatro estaciones del año.  

 

Poda de invierno

(Diciembre - Enero)

Es la primera fase con la que se inaugura el nuevo año productivo. En esta fase se suprimen las ramas que han dado fruto el año anterior, dejando las ramas más adecuadas y con mejores características para afrontar la producción del nuevo año. 

Los restos de la poda son triturados en el campo, sirviendode abono orgánico natural para la plantación, como parte del compromiso de Kiwinatur con el medio ambiente.

Atado

(Enero - Febrero)

Es el proceso mediante el cual se atan las nuevas ramas en la estructura que sostiene la planta, para obtener una buena ventilación de la planta y dejar sitio a los nuevos frutos, consiguiendo así mejorar la calidad y el calibre de los nuevos kiwis.

Aclareo en flor

(Mayo)

Este delicado proceso es un momento clave en el proceso productivo que consiste en suprimir todas aquellas flores que no presenten una buena formación. Posteriormente se polinizarán aquellas flores con una formación óptima,dando lugar a un kiwi calidad.

Polinización natural con abejorros

(Mayo-Junio)

Usamos colmenas, tanto de abejas como de abejorros, para favorecer la polinización de las flores. La razón es que las flores de la hembra no polinizan por si solas,por ello nos ayudamos de esta técnica para que las abejas y los abejorros transporten el polen del macho a las hembra de una forma natural.

Todas nuestras colmenas están repartidas estratégicamente por la finca, para que la actuación de las abejas y abejorros sobre toda la plantación sea efectiva.

Poda de machos

(Junio)
Tras la polinización el macho finaliza su función hasta la siguiente temporada, por lo que se procede a la poda para que comience a rebrotar para el año próximo.
Poda de verano

Poda de verano

(Junio - Septiembre)
Mediante esta poda se mantiene controlado el crecimiento de los brotes y de la planta en general, manteniendo una buena ventilación y luminosidad, piezas clave para conseguir un kiwi de gran calibre y calidad
Aclareo de fruta

Aclareo de fruta

(Junio-Julio)
Durante este periodo de tiempo se eliminan todos aquellos frutos no comercializables ya bien sea por una malformación (kiwi plano, mariposa, kiwi redondo) o bien por un tamaño insuficiente. De esta forma se favorece al resto de frutos bien formados, ya que se libera parte de la carga del árbol,ayudando a que los frutos puedan alcanzar un tamaño superior.
Riego

Riego

El riego es una parte fundamental para el correcto crecimiento del kiwi y así poder conseguir un fruto de calidad. El riego debe ser constante y al mismo tiempo abundante.Gracias a la ubicación de nuestras fincas, gozamos de una gran cantidad de agua, ya sea por la proximidad a los ríos o a la localización pozos subterráneos. Lo ideal es que el riego sea capaz de mantener húmedo tanto el suelo como el ambiente.
Conservación

Conservación

Un buen sistema de gestión de almacenaje y conservación garantizan que el fruto que va a comprar el cliente esté como recién cogido del árbol. Una vez recolectado el kiwi es llevado a la zona de almacenaje, donde hay que esperar un tiempo prudencial para la curación y secado de la herida producida en el pedúnculo al desprenderse del árbol.
Posteriormente se pasa a la fase de conservación, donde los frutos pasan directamente la fase de consrvación, asiendo guardados en cámaras de frío, dotadas de los últimos avances en métodos de conservación, durante toda la campaña. Así se mantienen los niveles adecuados de temperatura, humedad e higiene, conservando así todas las carasterísticas del kiwi.